Biopsia con aguja gruesa guiada por ultrasonido de lesiones mamarias.
Biopsia con aguja gruesa guiada por ultrasonido de lesiones mamarias
21 de septiembre 2021
PAAF guiada por EE. UU.
Biopsia de tiroides por aspiración con aguja fina guiada por ultrasonido
29 de septiembre 2021
Mostrar todo

Diagnóstico por ultrasonido ocular de hemorragia vítrea

Diagnóstico por ultrasonido ocular de hemorragia vítrea

La hemorragia vítrea (VH) es una afección oftálmica importante que puede causar una disminución abrupta de la agudeza visual (AV) y, a menudo, ocurre como una complicación de una enfermedad subyacente. La VH tiene una incidencia anual de 7 a 15.4 casos por 100,000 personas, según la población estudiada. Algunas de las principales causas de la HV pueden ser la retinopatía diabética proliferativa (RDP), las oclusiones de las venas retinianas (OVR), el traumatismo ocular, el desprendimiento de vítreo posterior con o sin desgarro de retina, etc.

Durante el episodio hemorrágico agudo, la sangre pasa a través de orificios o aberturas en la hialoides posterior hacia la corteza vítrea, necesitando de semanas a meses para eliminarse de esta ubicación. Una hemorragia vítrea puede resultar de la retinopatía proliferativa, la condición en la que crecen vasos sanguíneos anormales nuevos en la superficie de la retina. Esto se conoce como neovascularización. Cuando no se tratan, estos nuevos vasos sanguíneos pueden seguir creciendo y diseminarse a través del vítreo hacia el área de la pupila. Esto puede aumentar la presión ocular (presión dentro del ojo) que presiona el nervio óptico. El daño al nervio óptico es irreparable y puede provocar pérdida de la visión. El sangrado de una hemorragia vítrea también puede causar la formación de tejido cicatricial cerca de la parte posterior del ojo. Esto puede alejar la retina del revestimiento posterior del ojo, lo que requiere un tratamiento adicional para evitar que la retina se desprenda y dañe permanentemente la visión.

Los médicos examinarán los ojos del paciente y revisarán su historial médico para determinar la causa de la hemorragia y recomendar el tratamiento adecuado. Para confirmar el diagnóstico, se pueden realizar una serie de pruebas diagnósticas como:

  • gonioscopia
  • Examen de ojos dilatados
  • IOP
  • Oftalmoscopia indirecta
  • Examen con lámpara de hendidura
  • B-scan

Estandarización de Nussenblatt para opacidades vítreas podría usarse como un sistema para clasificar clínicamente las opacidades. En esta escala, la vista clínica a través oftalmoscopia indirecta del fondo de ojo se compara con un conjunto de fotografías estándar con diferentes grados de neblina vítrea. Esta escala es una forma sencilla de categorizar un VH, lo que permite al médico en la práctica clínica diaria recordar aproximadamente las estructuras que deben ser visibles para clasificar la hemorragia sin mirar constantemente las imágenes de referencia.

Aunque la escala de calificación de Nussenblatt se ha convertido en el estándar durante más de 30 años, se podrían considerar varios problemas con este sistema. En primer lugar, puede tener un acuerdo interobservador moderado, como informan Hornbeak et al. En segundo lugar, como variables categóricas, los pacientes que se encuentran entre categorías podrían ceder a la interpretación subjetiva de cada examinador individual y, por lo tanto, pueden resultar en un bajo acuerdo entre los observadores; en tercer lugar, la escala no permite una medición adecuada de la mejoría esporádica o intervencionista, independientemente de la opacidad vítrea. Por tanto, podría resultar útil un método de clasificación más objetivo y reproducible.

La cuantificación de las hemorragias vítreas (VH), denominada ganancia de imagen mínima (MIG), se puede determinar mediante ecografía. Desde su introducción en el campo de la oftalmología en 1956. La ecografía ocular se ha convertido en una herramienta invaluable que ayuda a determinar diagnósticos y decisiones de tratamiento. Todos los sistemas de ultrasonido permiten ajustes en la amplificación de las señales de eco, es decir, la fuerza del haz de ultrasonidos. Cambiar la amplitud modificará el ajuste de ganancia o sensibilidad del sistema. La ganancia se mide en una escala logarítmica en decibelios (dB), que representan unidades relativas de intensidad de ultrasonido del eco de retorno. Los niveles de ganancia más altos permiten una mayor capacidad para mostrar ecos más débiles, como las opacidades del vítreo, mientras que los niveles de ganancia más bajos solo permiten que se muestren los ecos más fuertes, por ejemplo, la esclerótica. Por lo tanto, los niveles de ganancia podrían resultar útiles como escala de medición para determinar la intensidad de señal más baja obtenida de una estructura específica (en el presente caso, el humor vítreo y VH).

La densidad de un tejido específico escaneado por ultrasonido podría determinarse conociendo la impedancia acústica y la velocidad del sonido en ese tejido, lo que implicaría tener diferentes adaptaciones de software en el sistema de ecografía. Una solución más sencilla podría ser modificar la amplitud de las señales de eco. La mayoría (si no todos) los sistemas de ultrasonido oculares tienen la posibilidad de alterar la ganancia o la sensibilidad para visualizar una estructura. Con una ganancia menor, la amplitud de la onda de ultrasonido no será lo suficientemente fuerte y se atenuará a medida que atraviesa el tejido (en este caso, la cavidad vítrea). Una mayor sensibilidad disminuye la atenuación, lo que permite la visualización de detalles minuciosos. Disminuir la ganancia hasta que no se visualice humor vítreo (o VH) (ganancia mínima) significaría que la densidad específica del tejido (vítreo y hemorragia) sería suficiente para atenuar la señal en ese dB específico. Se demostró que los VH tienen medidas de MIG más bajas (52.8 dB) en comparación con los controles (77.97 dB). Debido a la hemorragia, la densidad del vítreo es mayor y, por lo tanto, la MIG es menor.

Según el protocolo: Con el paciente en decúbito dorsal, una sonda de ultrasonido B-scan de 10 MHz (con una profundidad de exploración de 20 a 60 mm, foco de 21 a 25 mm, resolución axial de 150 µm y resolución lateral de 300 µm) se utiliza para evaluar el cuadrante temporal del globo. Se obtiene una imagen longitudinal donde se pueden visualizar la cabeza del nervio óptico, la mácula, la retina periférica y el músculo recto externo. Por lo tanto, el meridiano de las 9 en punto se analiza para el ojo derecho y el de las 3 en punto para el ojo izquierdo.

Basándonos en los protocolos de detección de ultrasonido ocular para hemorragia vítrea, recomendamos encarecidamente el escáner de ultrasonido oftálmico. SIFULTRAS-8.1. Este ultrasonido permite a los operadores obtener imágenes fácilmente de los segmentos anterior y posterior del ojo; proporcionar información importante que no es posible con un examen clínico solo. Equipado con B-scan en el rango de frecuencia: 10MHz / 20MHz (opcional), magnético y silencioso, aumento en tiempo real, 60 mm de profundidad, este dispositivo ha demostrado ser una excelente opción para el diagnóstico de hemorragia vítrea. Mejora la parte del cuerpo vítreo y la retina con una ganancia de sonda de 30dB-105dB perfectamente adecuada para clasificar la hemorragia vítrea. Además, el SIFULTRAS-8.1 está equipado con un modo A-scan para medir la profundidad de la cámara anterior, el grosor de la lente, la longitud del cuerpo vítreo y la longitud total para la cirugía de cataratas para elegir el reemplazo de lente correcto y para el diagnóstico de tumores.

Este procedimiento debe ser realizado por un oftalmólogo calificado *

Referencia: Hemorragia vítrea: diagnóstico y tratamiento
Escala de clasificación fotográfica de neblina vítrea en uveítis

Dejá tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

INICIAR SESIÓN / REGISTRARSE
0