Los guantes de rehabilitación de manos portátiles: SIFREHAB-1.0 tiene cámaras inflables que doblan y enderezan suavemente los dedos, siempre que sea necesario
Rehabilitación de manos para trastornos neuromusculares
22 de agosto de 2021
Contractura de Dupuytren guiada por ultrasonido —SIFULTRAS
Fasciotomía percutánea con aguja asistida por ultrasonido para la contractura de Dupuytren
22 de agosto de 2021
Mostrar todo

Cirugía de dedo en gatillo guiada por ultrasonido (tendovaginitis estenosante)

Liberación de la polea A1 de la cuchilla de aguja guiada por ultrasonido

Los tendones del lado de la palma doblan los dedos. Estos se conocen como tendones flexores. En los dedos y en el pulgar hay pequeños anillos, a través de los cuales corren los tendones flexores. El colectivo de estos tendones flexores y sus anillos de estructura en forma de túnel se llama sistema de poleas. El síndrome del dedo en gatillo tiene lugar dentro de esta estructura.

El sistema de poleas flexoras consta de lo siguiente:
- Polea de aponeurosis palmar
- Poleas anulares
- Poleas cruciformes.

Juntos, forman un túnel fibroóseo en la cara palmar de la mano a través del cual pasan los tendones flexores superficiales y profundos.
 El sistema de polea del tendón flexor mantiene los tendones flexores cerca del eje de movimiento de la articulación y hay uno de ellos en cada dedo.

Si estas estructuras en forma de túnel se vuelven demasiado estrechas, los tendones flexores no pueden deslizarse libremente dentro de ellos. Esto da como resultado un bloqueo extremadamente doloroso e irritante que se revierte de manera brusca con esfuerzo (chasquido o disparo del dedo). A menudo, los pacientes informan que el chasquido sigue a una actividad extenuante inusual (como la jardinería, el transporte durante largos períodos de tiempo). Durante estas actividades, a menudo desconocidas, se ejerce presión sobre los tendones flexores de los dedos y las vainas del tendón se vuelven más gruesas, lo que obstruye el movimiento de deslizamiento del tendón flexor.

Esta condición puede aliviarse mediante la administración de inyecciones de orticosteroides. Son inyecciones con una aguja en una articulación (como el dedo) o un tendón. Los corticosteroides actúan reduciendo la inflamación del dedo. La inyección en sí también podría ayudar a aliviar la presión sobre el tendón. Si bien estas inyecciones resuelven la inflamación y facilitan el deslizamiento de los tendones a través de sus vainas, esta es solo una solución temporal y habrá que volver a administrar las inyecciones para mantener el buen funcionamiento de la articulación.

La única forma comprobada de que esta afección se puede resolver de forma permanente ha sido mediante cirugía. La liberación percutánea ciega de la polea A1 fue descrita por primera vez por Lorthior en 1958 (Paulius y Maguina, 2009). Esta operación se puede realizar sin ninguna preparación especial y puede obtener un efecto equivalente al de un procedimiento abierto.

Además, este procedimiento tiene muchas ventajas, que incluyen un tiempo de recuperación más corto, evitar la sensibilidad de las cicatrices y su aplicación en el entorno ambulatorio (Rajeswaran et al., 2009; Rojo-Manaute et al., 2010, 2012a, b; Smith et al., 2010). Sin embargo, todavía existe un riesgo potencial de daño al tendón y las estructuras neurovasculares. Además, es difícil confirmar si la liberación es completa o no durante la operación debido a la invisualización directamente (Lee et al., 2018).

Tendón flexor con liberación incompleta de la polea A1.

Existen estudios sobre la liberación percutánea de la polea A1 guiada por ecografía con el bisturí que muestran que la cirugía guiada por ecografía tiene un grado significativamente mejor
postoperatoriamente y alcanzó el 100% de liberación completa en una sola vez en comparación con el grupo ciego. Además, no se registraron complicaciones en el grupo guiado por ecografía.
 El ultrasonido proporciona una visualización directa y precisa del grosor, el ancho y la ubicación de la lesión de la polea A1. El uso combinado de ultrasonido y el cuchillo de aguja puede lograr el mejor resultado para el dedo en gatillo (tendovaginitis estenosante). Además, la combinación cambia la opinión tradicional y el modo dependiente del operador que una vez fueron ampliamente adoptados en los hospitales en la medicina china.


 Las exploraciones ecográficas realizadas con transductores de alta frecuencia de banda ancha y alta resolución permiten una visualización excelente de los tendones flexores de la mano y del digital anular. Tanto el escáner de ultrasonido WiFi lineal mini Doppler color SIFULTRAS-3.51 y el escáner de ultrasonido WiFi portátil mini lineal SIFULTRAS-3.5 Viene con soporte de guía de aguja. Por lo tanto, se puede ajustar directamente al marco de la clavija guía. Junto con el software que puede localizar rápidamente la profundidad y el diámetro de la navegación de la perforación.


 Por lo tanto, el enfoque estándar es una técnica en el plano en la que se visualiza el eje largo de la cuchilla de la aguja y se rastrea mejor la punta de la aguja.

Este procedimiento lo realizan: Cirujanos ortopédicos de mano.

Referencias:
Técnica de liberación del dedo en gatillo microinvasiva guiada por ultrasonido combinada con tres pruebas para confirmar una liberación completa

[launchpad_retroalimentación]

Dejá tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

INICIAR SESIÓN / REGISTRARSE
0